dilluns, 19 de maig de 2014

El visitant


Amb el seu àudio guia recorria La Casa de Pilatos. Sevilla
Que us vaja bé...


10 comentaris:

  1. Una foto que le hace justicia a un lugar precioso pero creo que algo desconocido

    ResponElimina
  2. Muy bien controlada la luz y bonita composición, preciosas texturas y tonos, si el visitante hubiera estado en el cuadrante derecho mejor aún, creo :)))

    Felicitats.

    Una abraçada!!!

    ResponElimina
    Respostes
    1. Tienes razón pero no pude elegir, de haber podido seguro que en la ventana de la derecha. Gracias por pasar.

      Elimina
  3. Que buena Ximo. Y que difícil resulta a veces controlar la luz de ese modo que lo has hecho.
    Un abrazo

    ResponElimina
  4. Ahí has estat llest, has visualitzat l´escena i l´has captada !! Com m´agrada la composició que aportes i la resolució del contrallum, de mestre !! Bon treball i bona visió la teua.
    Salutacions !!

    ResponElimina
  5. No has podido elegir un marco mejor y mas bello para encuadrar a ese visitante que parece impresionado por las bellezas que le rodea,muy bonita imagen, saludos amigo.

    ResponElimina
  6. Un contraluz precioso y muy difícil, pero lo has resuelto con nota.
    El encuadre es perfecto y limpio y el escenario precioso.
    Besos.

    ResponElimina
  7. Me encanta la luz que has captado y el encuadre también es muy atractivo. Es que este lugar es precioso. Además, que hayas incluído al turista en la foto es muy llamativo, aún así la composición me resulta un tanto extraña, claro que soy consciente de que no siempre podemos compones la imagen con los elementos de la forma que nos gustaría. Suponto que la persona, al otro lado, compositivamente hablando, hubiera ganado mucho.

    ¡Abrazos!

    ResponElimina
  8. M'agrada molt perque pots veure amb claretat tots els detalls. Ben feta,Ximo!
    una abraçada.

    ResponElimina
  9. No les hagas caso, siempre sacando pegas, ese turista es un puntazo, rompe todo el encanto del lugar y nos da una bofetada que nos devuelve a la cruda realidad.

    Genial, Ximo.

    ResponElimina